Para mujeres

Solamente soy…

En estos últimos años he aprendido a tener paciencia, a esperar en Dios y sobre todo a buscar mi propósito en Él

Por Ivonne Aguilar

Recuerdo la incomodidad que me daba encontrarme a amigos de la infancia o colegas que me preguntaban: “¿Y a qué te dedicas ahora?” Me ponía muy nerviosa y con una vergüenza interna respondía: “¡Soy ama de casa!” Dentro de mí, con frustración pensaba: “¡S-o-l-a-m-e-n-t-e soy ama de casa!”

¿Por qué me daría pena decir eso? Es una realidad que toda mi vida he visto con admiración a las amas de casa, pero cuando se trataba de mí, entonces no me gustaba. Pensaba que era un fracaso como mujer y como profesional, porque solo era mamá de una niña pequeña y ama de casa.

Mis papás con sacrificio y mucho amor me dieron una educación de alto nivel, siempre estudié en escuelas privadas de prestigio y la carrera profesional en el extranjero. ¿Y todo para qué? ¡Para ser solamente eso! ¡Qué desperdicio!

Gracias a Dios porque ha puesto a hombres y mujeres que destilan sabiduría a mi alrededor. Ellos me han inspirado, exhortado, animado y han orado con fervor por mí. Dice la Biblia en Proverbios, que en la multitud de consejeros hay sabiduría y no hay duda de eso. Dios me ha enseñado en su Palabra que como mujer tengo un futuro glorioso y que hay diferentes etapas en la vida.

En estos últimos años he aprendido a tener paciencia, a esperar en Dios y sobre todo a buscar mi propósito en Él. Mi corazón ha sido transformado y ahora entiendo que ser madre es un privilegio muy grande y que hay una recompensa inmensa.

También he recordado que todo lo que haga, lo debo hacer como para el Señor. Ahora no solo me gusta, sino que he encontrado que, sirviendo a mi familia, estoy sirviendo a Dios mismo y trato de hacerlo con pasión y excelencia.

A través del tiempo he reconocido que mis prioridades como mujer casada y con hijos deben ser las siguientes: Mi relación personal con Dios, mi marido y mis hijos. Siento que cada una de esas áreas son como esferas que debo mantener en equilibrio.

Confieso que es difícil, pero no imposible. Me ha resultado más sencillo si las tengo en mente y de vez en cuando analizo si estoy manejando mi tiempo, agenda y objetivos de vida de acuerdo a ese orden.

Este ejercicio ha resultado en un profundo aprendizaje. Cambió mi vida el ver todo desde la perspectiva bíblica y he recibido grandes bendiciones al estar en el centro de la voluntad de Dios y obedecerlo. ¿Fácil? Para nada, pero ha valido la pena. No soy perfecta por lo que cada día debo rendirme y pedirle al Espíritu Santo que me guíe, enseñe y aconseje.

Hoy puedo decir con orgullo: Tengo el privilegio de ser esposa, madre y ama de casa.

No hay comentarios
Artículo anterior
9 mayo, 2019
Siguiente artículo
9 mayo, 2019

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]