fbpx
Arte

¿Yo? ¿Estás seguro?

El artista italiano Caravaggio pintó “El llamamiento de Mateo” en las paredes de la capilla de Contarelli. ¿Puedes distinguir a Mateo en el cuadro?

Por Keila Ochoa Harris

—Keila, ¿puedes venir… puedes ayudarme… puedes acompañarme… puedes hacer esto?

He escuchado esta frase muchas veces, y sin embargo, en la mayoría de ellas, me ha tomado desprevenida. ¿Yo? ¿Me hablan a mí? ¿Están seguros?

Por otra parte, me ha pasado que cuando el profesor, el líder, mi esposo, mis padres piden a alguien que haga algo, yo me sorprendo. ¿Él? ¿Ella? ¿Están seguros?

Quizá yo no creo ser la «persona correcta» para la encomienda, pero en muchas ocasiones tampoco creo que otros sean los “ideales” para el trabajo.

Cuando Jesús eligió a sus discípulos, vio a un hombre llamado Mateo. Se encontraba en su cabina, pues allí cobraba impuestos.

—Sígueme —le dijo.

¿Qué pensaron los que estaban a su alrededor? “Señor, ¿él? ¿Estás seguro? ¿Sabes a quién te estás dirigiendo? Este hombre trabaja para Roma, el enemigo”.

¿Y Mateo? ¿Se sobresaltó? “¿Yo? Señor, ¿sabes quién soy y qué he hecho? ¿Estás seguro?”.

El artista italiano Caravaggio pintó “El llamamiento de Mateo” en las paredes de la capilla de Contarelli. ¿Puedes distinguir a Mateo en el cuadro? Si observamos con atención, veremos que Mateo ni siquiera está mirando a Jesús, sino al dinero. El hombre a su lado, por otra parte, muestra sorpresa en su expresión.

—¿Él? ¿Le llamas a él, Señor?

Y luego tenemos a Jesús, una figura detrás de Pedro quien nos da la espalda, pero cuyo brazo apunta directamente a Mateo.

—Sí. Él. Estoy seguro.

¿Notas la postura de la mano de Jesús? ¿No te recuerda a la escena pintada por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina donde Dios estira el brazo y apunta con el dedo a Adán en una clara muestra de amor y contacto?

La Biblia nos dice que Mateo se levantó y lo siguió. Aceptó su invitación de inmediato. Mateo estaba listo para establecer una relación personal con Jesús. La gente alrededor no comprendió el llamamiento. Consideraban a Mateo “escoria”. Pero Jesús responde: “No he venido a llamar a los que se creen justos, sino a los que saben que son pecadores”.

Hoy Jesús te llama a ti.

Hoy Jesús llama a otros.

Quizá tú y yo no lo entendamos, pero Él está seguro.

No hay comentarios
Artículo anterior
24 noviembre, 2018
Siguiente artículo
24 noviembre, 2018

No hay comentarios

Responder

Artículos relacionados