Historia

Este violento mundo

Hay quienes dicen que de las guerras vendrá la paz universal y la armonía internacional…

Por Felipe Güereña Araujo

“Tierra y libertad” fue el lema de Zapata. Con este grito se desató una matanza sin igual en el estado de Morelos durante la Revolución Mexicana.

A través de la historia humana, las guerras han sido la manera acostumbrada de buscar el remedio para todas las dificultades. Al leer la historia de cualquier nación, se descubre que fue escrita con sangre. Aún las páginas de la historia eclesiástica están manchadas con sangre.

Para que la Biblia llegara al idioma común del pueblo, los primeros traductores tuvieron que morir como mártires. Así es que la Biblia tiene un precio mucho más elevado que el dinero que se paga al comprarla. El precio máximo fue pagado por los que tuvieron la visión de poner la Biblia en el idioma del pueblo. En vez de tinta derramaron su sangre.

La violencia no se ha acabado ni se acabará. Platón, el gran filósofo griego, dijo: “Solamente los muertos ven el fin de las guerras”. En las familias tal parece que para resolver los problemas hogareños es normal gritar, insultar, golpear, humillar y a veces matar. El mundo perdido no conoce otro medio ni quiere saberlo, para lograr la paz. ¡Si tan solo hubiera aprendido lo negativo del asolamiento que la violencia produce!

Hoy en día, como en el pasado, es común que los victoriosos en una revolución tomen presos a sus enemigos. Pero desgraciadamente lo único que logran es que otros busquen la venganza y destruyan al pueblo.

Al estar cerca el fin de la Segunda Guerra Mundial, el Presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt declaró: “Si la civilización va a sobrevivir tenemos que cultivar la ciencia de las relaciones humanas, la habilidad de todo el mundo de vivir juntos y trabajar en conjunto y en paz”.

Al retirarse el general Douglas MacArthur, quien participó en las dos Guerras Mundiales y en la de Corea, dijo al Senado de su país: “Se ha dicho que me encanta la guerra. Esto está muy lejos de la verdad… no hay otra cosa más desagradable. Ha sido inútil como medio de arreglar disputas internacionales”.

Desde que los norteamericanos se rebelaron en 1776, tuvieron guerras con los indígenas, con Inglaterra, Canadá, Cuba, México, Corea, Vietnam, la guerra civil y las dos guerras mundiales, por enumerar solo algunas. Y claro, esto se hizo para buscar la paz.

“¡Ay del que edifica la ciudad con sangre y del que funda una ciudad con iniquidad!” clamó el profeta bíblico Habacuc. Dio a entender que el país que inicia la violencia siempre la tendrá, porque de las contiendas nacen los pleitos. Dice un proverbio bíblico que “ciertamente el que bate leche sacará mantequilla, y el que recio se suena las narices sacará sangre, y el que provoca la ira causará contienda”.

Ningún país se ha escapado de las guerras internas y externas. Todos están involucrados en algo sanguinario en el pasado o en el presente. Hay quienes dicen que de las guerras vendrá la paz universal y la armonía internacional. Esto es tan absurdo como querer quitarse la mugre con tierra.

Parece totalmente ilógico destruir nuestro mundo por una guerra, pero el mundo persiste en armarse y prepararse para pelear. Con razón hay tanta violencia en el cine, la televisión, las escuelas, los hogares, las calles, etcétera.

El hombre tiene dificultades para dialogar. Prefiere atacar o defenderse, no tratar de comprender a su prójimo. El mundo ve como debilidades la ternura y la comprensión. Pero si el hombre no se adiestra para vivir en paz, nunca lo logrará.

Jesús de Nazaret dijo: “Mi paz os dejo, mi paz os doy. No como el mundo la da yo os la doy. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo”. Además dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga”.

Jesucristo invita al mundo a aprender de Él, quien es paciente y amoroso. En vez de la venganza, Cristo nos enseña a perdonar y amar.

Cristo nos invita a aceptarlo como Salvador de nuestra vida. Nos amó tanto que murió por nosotros en el Calvario. Pero también se le debe aceptar como nuestro Maestro y Señor de nuestras vidas. Si solamente dejamos que Él nos guíe, podremos resolver todos los conflictos de nuestra existencia.

No hay comentarios
Artículo anterior
19 octubre, 2017
Siguiente artículo
19 octubre, 2017

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]