fbpx
Para todos

Fe en las promesas de Dios

Podemos apropiarnos de la fidelidad de Dios en cada situación de la vida

Por Sally Isáis

Estamos tan imbuidos en nuestro diario vivir, nuestras actividades, solución de problemas inmediatos, arreglo de dificultades y la aclaración de situaciones que de pronto perdemos el horizonte. Ese es nuestro pequeño mundo.

Pero nuestra percepción cambia por completo cuando miramos y buscamos a Dios. Él sí tiene el panorama completo. Ante su inmensidad, el ser humano tiene su verdadera dimensión. Y lo más interesante: somos su creación, nos ama a cada uno en particular y quiere que vivamos con gozo, sentido y propósito.

“Te haré entender y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos”. (Salmo 32 versículo 8), es una hermosa promesa que Dios nos ha hecho en su Palabra. Otra, que en realidad es un tesoro, es la que se encuentra en Juan capítulo 3 versículo 16 y dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. La promesa es que, al creer en Cristo como nuestro Salvador, Él nos da la vida eterna, lo que significa que no seremos condenados al morir, sino que pasaremos con Él la eternidad.

Pero ¿y si no conocemos lo que prometió? Leer y estudiar la Biblia nos abre todo un cúmulo de posibilidades porque podemos apropiarnos de la fidelidad de Dios en cada situación de la vida.

Conocer las promesas que Dios ha dejado en la Biblia, da sentido y una nueva dimensión a los acontecimientos diarios. Lo que parece no tener solución, de pronto está lleno de esperanza. Todo tiene su legítima magnitud.

¿Por qué debemos confiar en las promesas de Dios?  En primer lugar, porque el que las está dando es fiel. Él no cambia. Él siempre cumple lo que ha dicho. Él no es como los hombres que cambian de parecer.  Al confiar en sus promesas, estamos confiando en aquel que lo prometió.

¿Qué hacer si no conoces al dador de las promesas? Búscalo, te está esperando con los brazos abiertos. Es confiable. Te ama y nunca falla a su Palabra.

¿Cuántas promesas de Dios conoces? Hay alrededor de 3573 en la Biblia. O sea que son por lo menos 9 promesas diarias para cada día del año.  ¿No es increíble? En definitiva, vale la pena averiguar lo que Dios ha pactado con los que lo conocen.

 

No hay comentarios
Artículo anterior
29 septiembre, 2017
Siguiente artículo
29 septiembre, 2017

No hay comentarios

Responder