Para todos

Fe en las promesas de Dios

Podemos apropiarnos de la fidelidad de Dios en cada situación de la vida

Por Sally Isáis

Estamos tan imbuidos en nuestro diario vivir, nuestras actividades, solución de problemas inmediatos, arreglo de dificultades y la aclaración de situaciones que de pronto perdemos el horizonte. Ese es nuestro pequeño mundo.

Pero nuestra percepción cambia por completo cuando miramos y buscamos a Dios. Él sí tiene el panorama completo. Ante su inmensidad, el ser humano tiene su verdadera dimensión. Y lo más interesante: somos su creación, nos ama a cada uno en particular y quiere que vivamos con gozo, sentido y propósito.

“Te haré entender y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos”. (Salmo 32 versículo 8), es una hermosa promesa que Dios nos ha hecho en su Palabra. Otra, que en realidad es un tesoro, es la que se encuentra en Juan capítulo 3 versículo 16 y dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. La promesa es que, al creer en Cristo como nuestro Salvador, Él nos da la vida eterna, lo que significa que no seremos condenados al morir, sino que pasaremos con Él la eternidad.

Pero ¿y si no conocemos lo que prometió? Leer y estudiar la Biblia nos abre todo un cúmulo de posibilidades porque podemos apropiarnos de la fidelidad de Dios en cada situación de la vida.

Conocer las promesas que Dios ha dejado en la Biblia, da sentido y una nueva dimensión a los acontecimientos diarios. Lo que parece no tener solución, de pronto está lleno de esperanza. Todo tiene su legítima magnitud.

¿Por qué debemos confiar en las promesas de Dios?  En primer lugar, porque el que las está dando es fiel. Él no cambia. Él siempre cumple lo que ha dicho. Él no es como los hombres que cambian de parecer.  Al confiar en sus promesas, estamos confiando en aquel que lo prometió.

¿Qué hacer si no conoces al dador de las promesas? Búscalo, te está esperando con los brazos abiertos. Es confiable. Te ama y nunca falla a su Palabra.

¿Cuántas promesas de Dios conoces? Hay alrededor de 3573 en la Biblia. O sea que son por lo menos 9 promesas diarias para cada día del año.  ¿No es increíble? En definitiva, vale la pena averiguar lo que Dios ha pactado con los que lo conocen.

 

No hay comentarios
Artículo anterior
29 septiembre, 2017
Siguiente artículo
29 septiembre, 2017

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]