Top

Es maravilloso saber que Dios no me hizo en serie.

Por -Sara Trejo

La palabra identidad se ha puesto de moda. Uno de los significados que la Real Academia de la Lengua le da a esta palabra es: Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás.

Pedro Infante lo expresó en una canción de esta manera: “Yo soy quien soy, y no me parezco a naiden”. Me encanta que ciertamente soy única. Nadie más es como yo.

En una ocasión, mi hijo Pablo fue a las ventanillas de su facultad a pedir sus calificaciones. Al dar su nombre resultó que había otro muchacho que se llamaba igual que él. Por fortuna, el número de cuenta (que los alumnos de la Universidad reciben al inscribirse) no era el mismo. Así identificaron quién era quién.

Aunque yo no tuviera un número de cuenta de la UNAM, existen muchas otras cosas que me distinguen del resto de la humanidad. El número de hija que soy, mis ascendientes, el país y la ciudad en que vivo, mis rasgos, talentos, tono de voz e historia. Cada una de estas cosas me determina como alguien singular.

Pero lo más increíble es que Dios me tenía pensada. El salmista expresa: “Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre” (Salmo 139 versículo 13). Me imagino al Señor decidiendo mi color de ojos, cabello y piel, la forma de cada parte de mi cuerpo, y mis habilidades, capacidades y talentos. Es maravilloso que no me hizo en serie.

Cuánto amor puso para crearme. A Él le fascino tal como soy y tenía un plan para ese diseño específico.

La vida de Amy Carmichael es un ejemplo perfecto. De todas sus hermanas, solo ella tenía los ojos cafés. Toda su infancia sufrió por eso, porque quería ojos claros. Pero Dios tenía otro plan, la llamó para ir a la India como misionera. Sus ojos oscuros le dieron la ventaja, si solo cubría su cabello, podía pasar desapercibida y realizar la tarea que su Señor le había dado.

Al igual que para Amy, el Señor tiene un plan para cada persona creada. Qué emocionante descubrir ese propósito y saberme única y útil: tal como soy.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con un asterisco.*