Para solteros

Seguir a Dios vs seguir al corazón

Cuando en la búsqueda de la felicidad se halla la infelicidad

Por Sara Trejo de Hernández

Me he preguntado cómo resuelve una mujer soltera la encrucijada de casarse con un hombre inconverso o dejarlo para obedecer a Dios. Conozco muchos casos de mujeres que decidieron seguir a su corazón y después de un largo y triste peregrinaje por fin reconocieron que ese camino no fue lo mejor para su vida.

Algunas jovencitas me han dicho que están orando para que Dios les muestre su voluntad respecto a casarse con un joven que no es cristiano. Les explico que la voluntad de Dios está en la Biblia cuando enseña: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” (2 Corintios 6:14).

Algunos argumentos que me ofrecen son:  “Pero, ¿si no hay un cristiano para mí?” “No es posible que siendo Dios tan bueno no quiera que me case con mi novio que ha sido tan lindo conmigo y mi familia”.
Aunque yo les repita que la voluntad del Señor es más excelente que la nuestra, no escuchan.

En una ocasión una mujer cristiana me relató: “Cuando mi esposo y yo éramos novios, Dios me dijo que no me casara con él porque no era cristiano. Creí que mi amor podría cambiarlo. No tomé en cuenta las indicaciones de mi Señor y ahora después de doce años de estar juntos y todo el dolor, frustración y vergüenza, reconozco que no quise obedecer. Yo sola me acarreé lo que ha sucedido”.

Es contradictorio que en la búsqueda de la felicidad se halle la infelicidad, por no obedecer al Señor. Y a pesar de miles de historias de mujeres que han experimentado tristes consecuencias al decidir casarse con un inconverso, es penoso que siga habiendo jóvenes y no tan jóvenes que toman esa ruta.

Por otro lado, también he conocido a algunas que deciden seguir los consejos de la Biblia. Una chica que se convirtió después de que ya tenía una relación de noviazgo, estuvo esperando que su novio aceptara a Jesús. Al pasar el tiempo y no ver resultado, oró al Señor: “Señor, si mi novio no te acepta, me va a doler mucho, pero voy a concluir la relación con él”. En esos días el joven decidió aceptar a Jesús y después de unos años se casaron.

Por supuesto, no siempre resulta así, pero la Biblia es muy clara al asegurar que el que obedece al Señor será bendecido, como en el relato del hombre que levantó su casa sobre la roca y el que la puso sobre la arena. El primero obedeció y su casa permaneció, pero el segundo la perdió al llegar la lluvia.

Siempre obedecer al Señor nos llevará a una vida plena.

No hay comentarios
Artículo anterior
23 octubre, 2017
Siguiente artículo
23 octubre, 2017

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]