Para mujeres

Para las que quieren ser mamás y no lo son

Recuerda que Dios, el Creador y soberano Rey del universo, te ama y te ve

Por Cynthia Ramírez de Rodiles

No importa cual sea tu historia: si no te has casado, si no has podido embarazarte, si perdiste uno o más bebés, si tu hijo murió antes de tiempo, si decidiste dar a tu bebé en adopción o tienes en tu historia algún aborto. Cualquiera que sea tu realidad, estas fechas pueden ser complicadas, y el mensaje que queremos compartirte es sencillo: Dios te ve.

Nos gustaría poder arreglar tu situación, pero no podemos. Lo que sí queremos, es compartirte esta gran verdad, a la cual puedes aferrarte con todo tu ser: Dios te ve.

En este día de tanta celebración para las mamás, descansa al saberte amada e íntimamente conocida por el Creador del universo. Este año, la celebración puede ser diferente para ti. Es imposible cambiar el pasado y no podemos explicar el porqué de las cosas.  Pero sí podemos pedirle a Dios que nos ayude, cada año, a parecernos más a Él.

Sugerencias para este día de las madres:

1. Tu tristeza no debe anular la felicidad de alguien más.  Pídele a Dios que te ayude a agradecerle a Dios por la vida que Él está formando en el vientre de tu amiga o hermana.  En tu tiempo de oración, dedica unos minutos a orar y agradecer por los embarazos e hijos de tus familiares y amigas cercanas.

2. No estás sola. Hay otras mujeres que han pasado por lo mismo y aunque eso no lo hace más fácil, sí puedes encontrar consuelo sabiendo que Dios sigue estando en su trono, es bueno y quiere estar contigo, en medio de lo más profundo de tu dolor y deseos no cumplidos.  Otras mujeres se han sentado a los pies de Jesús a llorar y han recibido esperanza. Esa puede ser también tu historia, si se lo permites.

3. Está bien que tengas límites. Por ejemplo, si el asistir a baby showers te es difícil, comparte la razón con alguien de confianza y no vayas. Sin embargo busca animar y amar a tus amigas en otros momentos y de otras maneras. Puedes mandar un pequeño regalo o una nota sencilla mostrando tu celebración por la noticia.  No te sientas mal por no querer ir, pero tampoco te escudes en eso para no ser parte intencional de tu comunidad en esta etapa.

4. Comparte con tu círculo íntimo de amigas, cómo te pueden cuidar y acompañar en este proceso. Explícales que es difícil para ti, pero que quieres hacer el intento. Pídeles que sean cuidadosas al compartir noticias contigo, aunque no quieres que te saquen de la jugada. Pídeles tiempo, pero no te distancies demasiado. Sé específica. Puedes decir cosas como: “Quiero que me cuentes de tus ultrasonidos o noticias importantes, pero también me amas al platicarme de otras cosas o preguntarme cómo estoy en mi etapa de vida actual. Será difícil si en este tiempo todo lo que hacemos juntas es hablar de tu embarazo y cambio de vida”.

5. No asumas que la gente es inconsciente o que quiere lastimarte. Lo más probable es que no sepan, que nunca hayan pasado por algo similar o que no estén pensando en ti al platicar y celebrar su embarazo. ¡Solo quieren compartir su gozo! No uses este tiempo para cerrarte a los demás. Tampoco trates de vivir la vida de otros.

7. Agradece la etapa de vida que tienes hoy y aprovéchala. Sirve a los demás. Cocina e invita a otros amigos y familias a tu hogar. No pienses que tu vida va a comenzar una vez que Dios te conceda lo que tanto anhelas. Contéstate la pregunta: ¿Cuál es la invitación de Dios para mí en este día?  Y hazlo con todo tu corazón.

Recuerda que Dios, el Creador y soberano Rey del universo, te ama y te ve. Te conoce y ve tu dolor, tus heridas y preguntas. Te ama como nadie y quiere ayudarte. Búscalo y refúgiate en Él.

Nota: Si tú eres pastor, líder o cualquier persona con un círculo de influencia, recuerda que en cada grupo, por más pequeño que sea, hay personas que han sufrido pérdidas que no son fáciles de sanar. Busca hacer mención y considerarlas al preparar tu mensaje, reunión, etc. ¡Un pequeño comentario como: “Sabemos que están aquí, las vemos y las amamos”, puede ser muy poderoso! En este Día de las Madres, Dios te puede usar para sanar heridas y ser de ayuda para todas aquellas que quieren ser mamás y aún no lo son.

No hay comentarios
Artículo anterior
7 mayo, 2019
Siguiente artículo
7 mayo, 2019

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]