Historia

La Puerta de Adriano Antalya

Se le conoce como Las Tres Puertas en turco (Üç kapılar), porque su arquitectura consiste en tres arcos principales por los cuales, según la leyenda oriental, pasó la misma Reina de Saba en su camino a visitar al Rey Salomón

Texto y fotografía por Artemio García

Esta puerta era la más hermosa de la antigua ciudad de Panfilia. Fue construida totalmente en mármol blanco con un impresionante trabajo de ornamentación tallado.

Conocida como la puerta de Adriano, es un arco de triunfo construido en honor del emperador romano del mismo nombre. Este emperador visitó la ciudad de Antalya en el año 130 d.C.

Se le conoce como Las Tres Puertas en turco (Üç kapılar), porque su arquitectura consiste en tres arcos principales por los cuales, según la leyenda oriental, pasó la misma Reina de Saba en su camino a visitar al Rey Salomón.

 Estas puertas no eran la entrada principal a la ciudad porque se estima, por los restos de las ruinas, que las mismas quedaron por dentro de una gran muralla que servía de fortaleza a la ciudad, por lo que se han conservado en buenas condiciones hasta el día de hoy, aunque las murallas mismas colapsaron.

En Hechos capítulo 14, versículo 25 se menciona la ciudad de Atalía que es el nombre de la antigua Antalya donde el Apóstol Pablo llegó en su primer viaje misionero. Cuando iba de regreso a Iconio (la moderna ciudad turca de Konya), zarpó desde este mismo puerto en el área de Panfilia para embarcarse rumbo a Antioquía de Siria.

No hay comentarios
Artículo anterior
28 junio, 2019
Siguiente artículo
28 junio, 2019

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]