Historia

Karataş (Piedras Negras) El Barrio Judío de Esmirna

A través de estos años la gran comunidad judía trajo un gran bienestar la ciudad de Esmirna y a sus alrededores con diferentes tipos de trabajos y oficios que hicieron prosperar a toda la comunidad

Texto y fotografía por: Artemio García

La comunidad Judía llegó a la mitad del siglo XVIII a la ciudad de Izmir (Esmirna) aunque también se fueron esparciendo en diferentes pueblos cercanos dentro de la región del Egeo. Como ya todos sabemos por la historia, esta comunidad de judíos sefarditas, son los descendientes de los primeros judíos que fueron sacados de España y que la mayoría de ellos llegó a la gran ciudad de Constantinopla, lo que hoy conocemos como Estambul. Aunque mucha de la comunidad se dispersó en casi todo el país, muchos de ellos llegaron a la ciudad costera del Egeo de Esmirna, hoy Izmir.

A través de estos años la gran comunidad Judía trajo un gran bienestar a la ciudad de Esmirna y a sus alrededores con diferentes tipos de trabajos y oficios que hicieron prosperar a toda la comunidad.

Hay al rededor de esta comunidad judía muchas historias interesantes y aún se pueden ver las huellas dejadas por el paso de muchos de los judíos sefarditas en la ciudad de Esmirna. En este artículo solo abordaré dos historias acerca del legado Judío Sefardí.

Uno es este bonito ascensor construido para judíos sefarditas en la ciudad de Esmirna a principios del siglo pasado. Fue construido por el Señor Nissim Levy, para la comodidad de toda la gente que vivía en el barrio. Tanto judíos como turcos aprovecharon este beneficio para subir sin penurias a sus respectivas casas ya que se encontraban muchas tanto abajo como arriba en el cerro. En estas fotos se puede observar la gran altura de este Ascensor construido en el año de 1907, que en años judíos sería el 5668.

También podemos observar algunas de las calles y casas del barrio en donde se desarrollaba la vida de la comunidad judía sefardí. Hoy es un barrio muy cultural y cada año miles de turistas vienen a visitar el ascensor que nos da una vista panorámica de la hermosa ciudad de Esmirna y de su malecón con el Golfo que es parte del mar Egeo.
    Vista desde el ascensor

Otra de las historias interesantes de la comunidad Judía en Esmirna es la vida de Darío Moreno. Su verdadero nombre fue David Arugete turco de familia judía sefardí. Nació en la ciudad de Aydin en 1920. Fue un gran cantante y alcanzó la fama internacional en Francia. Darío Moreno comenzó muy joven su carrera cantando en los Bar Mitzvah y en la sinagoga de Esmirna. Gracias al gran éxito de su voz de tenor, fue contratado para una gira mundial con la orquesta del americano Mac Allen, lo que le permitió descubrir París en 1948, donde decidió grabar su primer disco, un bolero, con Odéon.

Sus grandes éxitos fueron: «Me voy pal pueblo» o «María Cristina me quiere conquistar» ambas canciones cantadas en francés.

Durante toda su vida se mantuvo muy unido a su natal Turquía. Se dice que su madre fue mexicana y que es por eso lo de su apellido artístico: Moreno. El destino quiso que muriera en un taxi rumbo al aeropuerto de Estambul de un ataque al corazón. Tenía 47 años. Está enterrado en Holon, Israel. Darío Moreno fue un orgullo para los judíos sefarditas de la ciudad de Izmir.

Historias interesantes que guarda la comunidad Judía Turca Sefardí.

No hay comentarios
Artículo anterior
27 septiembre, 2019
Siguiente artículo
27 septiembre, 2019

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]