Legado de fe

Jorge Whitefield

El evangelista más grande del siglo XVIII

El evangelista más grande del Siglo XVIII, Jorge Whitefield (nacido en 1714 en Inglaterra), fue usado por Dios para cambiar el rumbo de naciones enteras. Pero su búsqueda de Dios duró varios años antes de encontrar el secreto de la felicidad.

Primero se unió al grupo en la Universidad de Oxford conocido como el Club Santo, que dirigía Juan Wesley. Leía todo lo que encontraba acerca de la vida cristiana, pero en un libro descubrió, para su sorpresa, que debía ser formado Cristo en él para que naciera de nuevo.

Entonces inició un programa riguroso de ascetismo. Se abstenía de todo lo que le gustaba, inclusive del Club Santo, para acercarse más a Cristo. Nada parecía dar resultado y se esforzaba más y más hasta que por fin empezó a perder la salud. Finalmente, cuando nada de lo que hacía ni ninguna oración parecía hacer ninguna diferencia, se tiró sobre la cama y gritó: “¡Tengo sed!”

Fue la primera vez en su vida que clamó así, con un sentir de absoluta impotencia. Y fue entonces que le llegó la felicidad que tanto buscaba. Parecía que Dios le decía: “Jorge, tienes lo que has pedido. Dejaste de luchar y sencillamente creíste, ¡y has nacido de nuevo!”

Según su biógrafo John Pollock: “El hecho de ser salvo por una oración así, tan absolutamente simple, casi absurda, produjo en Whitefield una carcajada. Y con aquella carcajada se rompieron las barreras”. Se llenó de un gozo indescriptible.

Salió de su cuarto para compartir las buenas nuevas, y así empezó su incomparable ministerio.

Adaptado de The light and the glory, de Peter Marshall y David Manuel

No hay comentarios
Artículo anterior
23 diciembre, 2017
Siguiente artículo
23 diciembre, 2017

No hay comentarios

Responder

Artículos relacionados