Historia

El hombre clave de la historia

La única palabra que usa la Biblia para describir a José es “justo”

Por Elisabeth de Isáis

Es probable que la mayoría de nosotros no dedicamos mucho tiempo a pensar en él, pero en la historia bíblica de Jesucristo, José fue parte esencial del Plan Maestro desde el principio. Por un lado, los matrimonios en aquellos tiempos se arreglaban por las familias, a veces desde la infancia de los cónyuges. Y era de tremenda importancia que María tuviera a un esposo idóneo para asumir la responsabilidad de criar a Jesús. Cuando Dios escogió a María, también consideró el papel que José jugaría como padre terrenal en la vida de este Niño especial.

Por otro lado, Dios en una sola ocasión envió a Gabriel a hablar con María acerca de ser la madre del Salvador. Una vez que ella expresó su dulce disposición de ser la sierva del Señor, hasta donde se sabe nunca recibió otro mensaje del ángel. Pero José recibió mensajes de parte de un ángel en cuatro ocasiones, según el Evangelio de Mateo, puesto que una vez casado con María él sería la persona responsable de ella y también de los hijos, humanamente hablando.

La primera vez que el ángel le habló a José, María todavía no era su esposa. Él estaba pensando efectuar algún tipo de divorcio privado porque ella estaba embarazada y él sabía bien que no era el padre de la criatura. ¡Qué experiencia más devastadora pasó aquella noche! Pero cuando el ángel le explicó lo que había sucedido, José obedeció de inmediato; recibió a María como esposa y poco después la pareja inició su penoso viaje a Belén en obediencia a las órdenes de Roma. Por supuesto, en realidad todo era parte del plan del Señor.

La única palabra que usa la Biblia para describir a José es “justo”. Nos gustaría saber si también era guapo, bondadoso, trabajador, etcétera, pero el hecho de ser justo era el detalle principal. Sabemos también que era carpintero, lo que implicaba fuerza física y creatividad.

La noche cuando nació Jesús debió haber sido muy traumática para el joven esposo. No dudaba que el bebé nacería sano; ¡era el Hijo de Dios mismo! Y es probable que confiaba en que María iba a sobrevivir a pesar de las condiciones primitivas del parto. Pero desde el punto de vista humano, estaban muy solos, hasta que aparecieron todos aquellos andrajosos pastores para relatarles su experiencia milagrosa con las luces, los ángeles y el mensaje. Entonces sí, se emocionaron.

La próxima vez que el ángel contactó a José fue cuando Herodes estaba a punto de enviar a sus soldados a Belén a matar a todos los niños menores de dos años, con la intención de asegurarse de eliminar al futuro Rey que los sabios del Oriente habían estado buscando. Pero como siempre, Dios se adelantó al peligro y un ángel le advirtió a José que se levantara en ese instante y llevara a su pequeña familia a Egipto.

Quizá esta vez José pudo adquirir caballos en lugar de un burro para el viaje, puesto que tenía todo el oro regalado por los visitantes orientales, pero es muy dudoso que pudiera haber pasado a un supermercado para llevarse agua purificada y otras provisiones a la mitad de la noche.

Se ve aquí que José no solo era justo, sino fuerte y obediente al Señor, sin discutir y a pesar de las dificultades.
Llegaron a Egipto, y José volvió a la carpintería, un oficio perfecto para poner en práctica dondequiera que vivieran. Después de un tiempo el ángel le habló para informarle que Herodes había muerto y podían volver a su patria. ¡Tercera vez que José había recibido un mensaje divino!

Como siempre, él obedeció, pero al llegar a Israel se asustó porque el malvado hijo de Herodes ahora ocupaba el trono. ¿A dónde debían ir para evitar el peligro? Entonces por cuarta y última vez hasta donde es sabido, un ángel le habló para recomendarle establecerse de nuevo en Galilea, en Nazaret, y allí se fueron, desde donde habían salido años antes.

Son las únicas cosas que sabemos acerca de José, excepto su linaje relatado por Mateo donde se prueba que no solo María, sino también su marido, descendían de la línea real de David, en su caso desde Abraham. Es importante que la genealogía de José es la introducción a todo el Nuevo Testamento. La de María está en el tercer capítulo del Evangelio de Lucas, partiendo desde Adán.

Se supone que José falleció en algún momento durante los dieciocho años cuando Jesús vivía con ellos y estaba sujeto a ellos, después de la ocasión en que Jesús tenía doce años y fueron a Jerusalén para la Pascua y Jesús declaró que su verdadero Padre era Dios mismo. ¿Se habrá sentido triste José aquel día? No, él sabía muy bien la realidad, y daba gracias al Señor por el privilegio de criar a un Hijo tan extraordinario como Jesús.

Tomado de Una nueva mirada a la Navidad, disponible en librerías y en Amazon

No hay comentarios
Artículo anterior
19 diciembre, 2018
Siguiente artículo
19 diciembre, 2018

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]