Historia

Historias secretas de la II Guerra Mundial

Aquello había sido “un acto extraño y maravilloso de la Providencia”

Redacción de Prisma

Era cerca de la Navidad de 1944 y Alemania todavía confiaba en ganar la II Guerra Mundial y dominar a todo el mundo. Bajo el mando del general Dwigth Eisenhower las fuerzas aliadas habían llegado hasta Francia; el cuartel del comandante Eisenhower estaba temporalmente en Versalles.

Representantes de todos los aliados se reunieron en Reims para darse ánimo. Se presentó un breve noticiario cinematográfico con los oficiales deseando feliz Navidad a sus respectivos pueblos. Después una caravana de coches inició el regreso a Versalles. En uno iba el reportero John Carlova. Delante de él iban Eisenhower y su chofer en un Cádillac verde olivo.

Anochecía y empezó a nevar; el camino con hielo se puso muy peligroso. Carlova y sus compañeros perdieron tiempo cambiando una llanta que se reventó. Cuando, finalmente avanzaron, en el cruce de dos carreteras hallaron a muchos policías militares que paraban a todos, y en la confusión de las sombras vieron un sedán verde olivo volcado con toda la parte delantera destruida.

Exclamaron: “Dios mío, el automóvil de Eisenhower”. Pero no era un Cádillac. Al lado yacían dos cadáveres, un coronel y un cavo. Un centenar de alemanes habían logrado meterse en París con uniformes americanos y confundieron aquel sedán con el del general. Sin embargo Eisenhower no aparecía.

Cuando por fin llegaron Carlova y sus compañeros a Versalles, se juntaron con todo el personal aterrados. Una muchacha sollozaba: “Lo mataron, lo mataron”.

De repente Eisenhower entró con su chofer, rodeado de una docena de policías militares. Se asombró cuando le dijeron lo que había sucedido.

Finalmente, Carlova le preguntó al chofer por qué no habían venido con la caravana. “A unos 25 kms. de París vimos a un par de viejos sentados al borde de la carretera. La mujer lloraba. El general me hizo parar para ver de qué se trataba. Iban a casa de su hija, en París. Habían caminado el día entero bajo el frío y la nieve, desde un lugar distante del norte, y la anciana ya no era capaz de dar un solo paso más. Usted sabe cómo es el general. Insistió en que teníamos que llevarlos”.

Carlova entendió entonces, según sus propias palabras, que aquello había sido “un acto extraño y maravilloso de la Providencia”. El chofer terminó: “Tuvimos que desviarnos mucho para poder llevar a la pareja a París. ¡El general siempre está haciendo buenas obras!”.

Adaptado de Historias secretas de la última guerra.

Tomado del Noticiero Milamex 2005

No hay comentarios
Artículo anterior
4 abril, 2018
Siguiente artículo
4 abril, 2018

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]