Para hombres

Era el único soltero

La espera obediente del amor

Por Eliseo Chung Pérez

Le hablaron de Dios y en un momento de crisis emocional, decidió escuchar un poco más y conocerlo. Adquirió el hábito de leer la Biblia diariamente y empezó a comprender sobre la condición espiritual del hombre y los buenos deseos de Dios.

Entre sus nuevas amistades de estudio bíblico, oyó que la fornicación era pecado. El comentario le irritó, ya que era una de sus debilidades y lo practicaba desde muy temprana edad. Además, él no creía en el matrimonio (por ser hijo de padres divorciados) y tenía la firme convicción de que un contrato como ese nada más servía para complicar la existencia.

De su generación, él era el único soltero. Sus amigos vivían en unión libre, se estaban divorciando, o tenían un matrimonio de apariencia, lo que lo hacía aferrarse más a su manera de vivir: cambiando de pareja constantemente, hasta que Dios le habló a través de lo que dice el apóstol Pablo en su primera carta a los corintios, capítulo 6, versículos 9 y 10: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”.

Leyó el pasaje una y otra vez. Era claro y directo. Buscó entonces saber más del tema con personas que tenían amplio conocimiento de Dios y la Biblia, quienes le explicaron por qué Dios había estipulado el matrimonio y la bendición de vivir una unión aprobada por Dios.

Él había sido popular durante toda su vida y las mujeres no escaseaban.

A sus cuarenta años aun levantaba suspiros de jovencitas, con las que sostenía relaciones y la mayoría de las veces les doblaba la edad. Pasó noches enteras meditando aquello, con interminables diálogos internos que le robaban el sueño, pues no estaba dispuesto a dejar ese acto que alimentaba su ego y lo llenaba de placer.

El día menos esperado, después de la infidelidad de su pareja, decidió obedecer a Dios. Los siguientes años de abstinencia fueron los más difíciles de su vida, luchando contra sus deseos y la tentación.

Hoy reconoce que hubiera sido sencillo ceder y sin duda Dios le habría perdonado algún desliz. Pero se mantuvo aferrado en oración, mientras comprendía más de las Escrituras y esperaba paciente por la esposa que el Señor le daría, y si no se la daba, también estaba dispuesto a aceptarlo, luego de haber vivido por tanto tiempo en desobediencia.

Y mientras más lo analizaba, entendió que su pasado solo le había creado un tremendo vacío. Ese entendimiento lo entristeció, pues en su ignorancia lastimó muchos corazones, incluso el suyo, pues en cada relación imperaba la desconfianza y el egoísmo.

A sus 43 años, el Señor respondió a sus muchas oraciones: Desde que se vieron por primera vez en una reunión, supieron que era Dios quien los había citado allí, para pronto unirlos en un matrimonio sólido y confiable, porque fueron obedientes y decidieron esperar. Ahora están casados, en un ambiente de paz y confianza, pues el amor que sienten por Dios, es mayor que el que sienten el uno por el otro y les garantiza fidelidad.

Solo alguien que ama a Dios, puede realmente, amar a alguien más.

No hay comentarios
Artículo anterior
12 octubre, 2017
Siguiente artículo
12 octubre, 2017

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]