Ciencia

¿Tiene derecho la mujer a decidir sobre su cuerpo?

Ningún científico puede negar lo fascinante de la complejidad de los mecanismos por los cuales el cuerpo permite que el embarazo ocurra

Por Sally Isáis

El aborto es un tema de gran polémica. En México se ha legalizado en varios estados y la propuesta de hacerlo a nivel nacional está sobre la mesa.

Uno de los argumentos utilizados con mayor frecuencia para apoyar el aborto provocado (a diferencia del aborto espontáneo), es que “la madre tiene derecho de decidir sobre su propio cuerpo”.

El problema en este caso, es que el bebé no es el cuerpo de la mamá.  Es un ser distinto a la madre.

Norma Herrera González, doctora en inmunología por parte del Instituto Nacional de Investigaciones Médicas de Londres, Inglaterra, dice: “Ningún científico puede negar lo fascinante de la complejidad de los mecanismos por los cuales el cuerpo permite que el embarazo ocurra.

La unidad fetoplacental (como se le conoce al bebé en sus etapas tempranas) es virtualmente extraña a la madre, como una consecuencia de sus genes complementarios paternos y por la expresión de antígenos (moléculas) específicos de desarrollo y extraembriónicos.

De alguna manera, por esta razón, el embrión puede considerarse como un aloinjerto aceptado, algunos dirían más bien, tolerado. Se puede decir que aun las células embriónicas en estado de ocho células, forman un ente aparte de la madre.

Es un misterio cómo el cuerpo de la madre acepta la intromisión de algo extraño dentro de su ser. En otras situaciones, el cuerpo de uno repudia cualquier objeto así. Por eso, en cirugías de trasplante, los médicos tienen que dar múltiples medicamentos para procurar evitar ese rechazo.

Entonces, ¿cómo es que el feto sobrevive y escapa o modifica la reacción inmunológica esperada del sistema inmune materno?

En 1954, Peter Medawar, reconocido científico británico postuló que el que la madre acepte la intromisión de algo extraño dentro de su cuerpo y no lo rechace, parece violar las reglas inmunogenéticas básicas que ocurren en los trasplantes.

Es obvio que muchos mecanismos intrincados están involucrados para que se lleve a cabo el embarazo, por un lado checando el crecimiento del feto y al mismo tiempo manteniendo la respuesta inmune totalmente funcional”.

Entonces, ¿tiene la madre derecho de decidir sobre su propio cuerpo?  ¡Claro que sí!  Pero no sobre el cuerpo de otra persona (en este caso su bebé).

No hay comentarios
Artículo anterior
6 marzo, 2019
Siguiente artículo
6 marzo, 2019

No hay comentarios

Responder

Artículos relacionados

Revista Prisma

GRATIS
VIEW