Mundo

Confusión de Género

La mayoría eran mujeres, pero cinco dijeron que les habláramos con el pronombre de ellos y una nos advirtió que nos refiriéramos a ella como él

Por C. J. McCalister

—Bienvenidos a la clase —dijo la profesora—. Para empezar, quiero que todos digan su nombre, de dónde son y cómo quieren que les llamemos.

—Ariana —inició diciendo una niña en la esquina del salón— soy de Nueva York y prefiero que se refieran a mí como ellos.

La mayoría eran mujeres, pero cinco dijeron que les habláramos con el pronombre de ellos y una nos advirtió que nos refiriéramos a ella como él. Quedé totalmente confundida y decidí jamás usar un pronombre si lo podía evitar.

Esta fue mi primera clase en la universidad, pero cada día aprendí más de una cultura muy diferente a la que yo conocía. Durante mi niñez éramos niña o niño. Había oído hablar de la homosexualidad: algunos hombres decían que se sentían atraídos hacia otros hombres y mujeres hacia a otras mujeres.

Crecí en una familia cristiana y pasé mucho tiempo en la Iglesia. Conozco lo que la Biblia dice al respecto: que la homosexualidad es pecado. La verdad es que, aunque había oído la palabra, en realidad no creía que existiera. Pensé que solo pasaba en la televisión.

Cuando llegué a la universidad en Vermont, Estados Unidos, todo eso cambió. De repente la homosexualidad tenía doce términos diferentes. Sin importar su sexo de nacimiento, la gente puede escoger si es mujer, hombre, o alguna combinación de los dos.

Conozco a alguien que cambia de género dependiendo del día y otra persona que dice que no pertenece a ninguno de los dos. La gente se puede decir homosexual, bisexual, asexual, transexual y la lista continúa.

Para mí, el asunto es complicado. La gente se enoja mucho si utilizas el pronombre equivocado, a tal grado que es costumbre usar el término ellos al referirse a algún desconocido para no errar.

Como escritora este es un cambio muy difícil de aceptar, pues de repente para referirme a una sola persona tengo que usar un término plural.

También es un asunto muy delicado para mí como cristiana. La frase: odia el pecado, pero ama al pecador suena fácil, pero en realidad es muy difícil relacionarme con estas personas, porque no entiendo su ideología.

No creo que la homosexualidad sea algo normal o aceptable delante de Dios el Creador, ni que sea su plan original para la humanidad, pero sé que vivimos en un mundo caído y todos somos pecadores.

No puedo cambiar al mundo. Lo único que puedo hacer es mirarme a mí misma, recordar que yo daré cuentas delante Dios de mis actos y no vivir en pecado. Eso significa principalmente vivir con el amor de Dios.

Amaré a los demás, sin importar su estilo de vida o sus creencias. Es lo que Dios me ha demandado. Vivimos en un tiempo confuso, con muchos cambios no deseados, pero nunca debemos dejar de compartir el amor de Dios y la Verdad que es Cristo.

No hay comentarios
Artículo anterior
16 enero, 2019
Siguiente artículo
16 enero, 2019

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]