Para matrimonios

La comunicación sin malos entendidos

La confusión en la comunicación es tan grave como lo que le sucedió al pueblo de Israel. Por no entender el mensaje de Dios ¡Rechazaron a su Salvador!

Por Sara Trejo de Hernández

Estuvimos en un campamento como familia y un día se realizó un ejercicio de comunicación. Una pareja se sentó uno frente al otro delante del grupo. Debían elegir un tema de esos que cada vez que sale en la conversación, causa peleas. El propósito era aprender a escuchar para resolver el conflicto.

El tema que escogieron fue que ella trabajara fuera de casa. El maestro dijo que uno debe oír al otro y decir luego: “Yo te escuché decir. . .” y repetir lo que había entendido.

Al final descubrimos cuál era el problema. Cada vez que ella hablaba de buscar empleo fuera de casa, su esposo pensaba en “abandono” y ella en “apoyo económico”. Las palabras eran las mismas, pero el significado era diferente para cada uno.

Para evitar los malos entendidos este ejercicio siempre es útil, porque como dice la Escritura sobre el amor: “No busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor”.

Cuando actuamos con amor, buscamos el bien del otro. Si notamos que pasa algo difícil en la relación, debemos tomar la iniciativa y preguntar qué sucede, escuchando sin reproche. No debemos buscar lo nuestro, ni irritarnos. Reconozcamos nuestra parte y pidamos a Dios que nos cambie. Si el otro es responsable del problema, no debemos guardar rencor.

La confusión en la comunicación es tan grave como lo que le sucedió al pueblo de Israel. Dios les profetizó la venida del Mesías cientos de años antes de que naciera, pero cuando llegó Jesús, los israelitas tenían una idea fija de cómo debía ser y eso les impidió entender y aceptar el claro mensaje del Señor. ¡Rechazaron a su Salvador!

Tengamos mucho cuidado con lo que decimos y escuchamos.

No hay comentarios
Artículo anterior
6 marzo, 2018
Siguiente artículo
6 marzo, 2018

Artículos relacionados

Instagram

  • #revistaprisma #futuro #espiritual
  • “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios"

Redacción de Prisma

El ruso Alexandr Solzhenitsyn relató que cuando era niño, durante la revolución comunista (con millones de personas muertas, las calles con ríos de sangre, el temor llenando la tierra), escuchó a dos campesinos discutiendo acerca de la razón por la que estaba pasando tanta tragedia. Uno dijo: “¡Es porque nos hemos olvidado de Dios! Esta es la razón porque todo esto nos está sucediendo. ¡Nos hemos olvidado de Dios!”. A pesar de toda la educación y experiencia que más tarde obtuvo Solzhenitsyn, incluyendo los años en la Gulag, nunca se olvidó de la sabiduría de aquel sencillo campesino. 
Más tarde escribió Alexandr: “Escuchamos un clamor constante por derechos, derechos, siempre los derechos, pero muy poco acerca de la responsabilidad. Y nos hemos olvidado de Dios. La necesidad ahora es de abnegación, de un espíritu de sacrificio, de la disposición de abandonar ganancias personales a favor de la salvación de todo el mundo de Occidente”. (Extracto adaptado de: ¿Qué si América fuera otra vez una nación cristiana? de D. James Kennedy, 2003). #revistaprisma #fidelidad #Dios #alejamiento #desgracias
  • #revistaprisma #necesidades #Dios
  • Una licencia para conducir

Acuerdo de un padre con su hijo

Arturo acababa de obtener su permiso para manejar y le pidió a su papá que platicaran acerca de su uso del coche. ─Si subes tus calificaciones a un promedio de nueve, si te veo estudiar tu Biblia aunque sea un poco y si te cortas el cabello, podemos platicar acerca del coche ─dijo su Padre. 
Arturo aceptó la oferta. Después de un par de meses su papá comentó: ─Hijo, estoy muy orgulloso de ti. Has subido tus calificaciones y he observado que estás leyendo tu Biblia. Lo único que me decepciona, es que no te has cortado el cabello. 
Después de una larga pausa, Arturo contestó: ─¿Sabes papá? He estado pensando acerca de eso y al estudiar la Biblia he encontrado que Sansón, Juan el Bautista y Moisés tuvieron el pelo largo. El mismo Jesús probablemente también.

Con toda calma, su papá respondió: ─¿Notaste que ellos andaban a pie a todos lados? 
#revistaprisma #reir #biblia
  • #revistaprisma #corazón #gozo
  • La semilla que crece
Aunque nos veamos pequeños, queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo.

Por Naomi Campos 
Tú y yo empezamos o fuimos creados desde un principio en el corazón de Dios. Pasó un tiempo para que llegáramos a ser un pequeño embrión, y crecimos nueve meses para abrir los ojos en este mundo. 
Solo quiero que sepas que la semilla de mostaza es tan pequeña que se ve insignificante, sin propósito. Así somos en comparación con este enorme mundo, pero esa semilla crece hasta ser un árbol grande que da fruto a su tiempo. Tú y yo queremos crecer tan grandes que tengamos impacto en el mundo, y que demos fruto a tiempo, un fruto que sea digno de bendecir y glorificar el nombre de Jesús.
#revistaprisma #semilla #formación #mostaza

¡Síguenos!

















[wp_megamenu menu="5"]