fbpx
Para todos

Una buena acción

Fue la Navidad más feliz en toda la vida de María. No lo sabía, pero su luz estaba brillando para Jesús

Por Elizabeth Walker de Strachan

El famoso escritor Shakespeare una vez describió una ventana donde se veía una sola vela prendida. Todo alrededor estaba oscuro, pero la vela iluminaba la oscuridad. La pequeña luz era semejante a una buena acción en medio de un mundo perverso.

Estamos en un mundo donde lo feo y oscuro del pecado está por todos lados. En la escuela y por donde vivimos, vemos a niños que no conocen a Jesucristo. Él dijo una vez: “Alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16).

Este texto nos enseña que nuestras vidas deben ser tan hermosas, radiantes, bondadosas y buenas que seamos como velas brillando en la noche. No para que la gente diga cuán buenos somos, sino para que piensen en el amor de Dios.

Una vez una familia muy pobre llegó a la Iglesia donde asistía María. El padre y la madre habían estado enfermos durante largo tiempo y los niños no tenían ropa ni juguetes.

Cuando se acercó la Navidad, María pidió a sus papás que no le dieran nada de regalos, sino el dinero que hubieran gastado en ella. Ellos aceptaron y María tomó el dinero para comprar algo para cada miembro de aquella familia pobre. Envolvió los regalos, los puso en una gran canasta y se los dejó en la puerta de su casa.

Fue la Navidad más feliz en toda la vida de María. No lo sabía, pero su luz estaba brillando para Jesús.

No hay comentarios
Artículo anterior
8 diciembre, 2017
Siguiente artículo
8 diciembre, 2017

No hay comentarios

Responder